Consejos para dejar de fumar utilizando el cigarrillo electrónico

Dejar de fumar con ecig

Probablemente, si has llegado a este blog, ya sea a través de nuestro Facebook, Twitter o directamente buscando información sobre el tema, es porque eres un fumador que quiere dejar de serlo y ya ha intentado otros métodos con escaso o ningún éxito.

Primero me gustaría aclarar algo. Si buscamos cigarrillo electrónico en Internet, nos encontramos con algunas páginas, incluso de diarios de cierto renombre, en el que nos advierten de peligro de utilizarlos. Lo cierto, es que en ninguno de los estudios realizados hasta la fecha, se ha demostrado que sean perjudiciales para la salud, no como el tabaco tradicional, donde se está más que comprobada su toxicidad y efectos nocivos, no solo para el fumador, sino para los que le rodean.

Volviendo al tema que nos concierne, la adicción al tabaco, la podríamos dividir en dos sub-adicciones:

  • Adicción física: causada por la nicotina, aunque personalmente siempre he creído que la industrial tabacalera “añade” algún que otro producto para aumentar artificialmente la adicción. (Echad un vistazo a la entrada que dedicamos a la nicotina). Según estudios, el síndrome de abstinencia, dura de dos o tres días a unas pocas semanas.
  • Adicción psicológica: quizás, la más difícil de superar, ya que asociamos el tabaco a multitud de situaciones: celebraciones, salir de fiesta, cigarrito de después de… Conozco ex-fumadores, que hace más de 20 años que lo dejaron, y todavía sienten esa “necesidad” de tener algo en las manos y exhalar humo.

Y aquí es donde entramos en las ventajas del cigarrillo electrónico, por un lado, mediante el uso de líquidos con nicotina controlamos la adicción física, y por el otro, al tenerlo en las manos y poder exhalar vapor, paliamos gran parte de la adicción psicológica. De todas formas, como se trata de un producto relativamente novedoso, es conveniente dar una serie de consejos básicos para conseguir librarnos definitivamente del tabaco.

  1. Tienes que querer dejar el tabaco: es algo que parece obvio, pero no todo el mundo quiere realmente dejar de fumar. Da igual qué método utilices, chicles, parches, hipnósis, acupuntura, láser,… si no lo deseas, ninguno te funcionará. Busca una buena razón: salud, evitar malos olores en casa o en el coche (aunque salgas a fumar a la calle, cuando vuelves a entrar, el olor al tabaco sigue presente en tu pelo y ropa), por tus hijos…
  2. Si eres fumador, aunque sea ocasionalmente, utiliza líquidos con nicotina. No te engañes a ti mismo diciendo que sólo fumas cuatro o cinco cigarrillos al día.
  3. Hay una dosis de nicotina para cada persona y para cada momento. Mi consejo, para alguien que ronda 1 paquete al día de tabaco, es que utilice líquidos con una concentración de 12mg/ml. alternando con otros de 6mg/ml. Es posible que en algunos momentos puntuales de estrés, nerviosismo o alcohol, tu cuerpo te pida más. En esos casos, y sólo en esos casos, utiliza de 18mg/ml. Por supuestos, las dosis son orientativas y dependen de cada persona.
  4. Elige el modelo que más se adecue a tus necesidades. Sobre todo para tu primera compra. De nada sirve que te gastes una pasta en un vapeador de diseño, si luego no funciona bien, es difícil de manejar o tiene una autonomía tan escasa que necesitas tener siempre un enchufe cerca para recargarlo o tener que estar echándole líquido cada pocas caladas. Aquí mismo te podemos asesorar  con el modelo más adecuado para ti, o el cualquier foro de los que hay en Internet.
  5. No te obsesiones con la dosis de nicotina. Al principio, utilízalo todo el tiempo que te lo pida el cuerpo y sobre todo, evita recurrir a los cigarrillos convencionales. Como cualquier otro método para dejar de fumar, los primeros días serán duros. Por mucho que tus “necesidades” de nicotina estén cubiertas, tenemos que acostumbrarnos a que cuando tengamos “mono”, cojamos el vapeador en vez del cigarrillo. Más adelante, serás capaz de vapear con menos nicotina e incluso, sin ella.
  6. Vapear es diferente a fumar, las caladas se dan más largas y más suaves. Es algo difícil de hacer para alguien que está acostumbrado a aspirar con fuerza con los cigarrillos, pero con suavidad se consigue mucho más vapor, mejor sabor y mayor sensación de saciedad.
  7. Procura tener repuestos de todo. Posiblemente cuando empezamos a vapear, no es necesario comprarnos 2 o 3 baterías, tener 1 litro de líquido o resistencias para sustituir a las que estamos utilizando, pero si trascurridas un par de semanas, vemos que lo estamos consiguiendo. Es el momento de pensar en comprar y tener al menos 2 baterías y repuestos para nuestras resistencias (atomizadores, cartomizadores,…), además de líquidos de diferentes concentraciones.
  8. No tengas miedo a probar nuevos sabores de líquidos o concentraciones. Te soprendería la cantidad de fabricantes que hay en el mercado y la cantidad de sabores que tienen, frutales, mentolados, frutos secos, dulces…
  9. Es posible que cuando empieces a vapear, notes la boca y la garganta algo secas. Es algo completamente normal y natural. La solución es bien simple, beber mucha agua o el líquido que prefieras para mantenerte bien hidratado.
  10. Granitos y cambios en la regulación intestinal. Cuando dejamos de fumar, por cualquier método, nuestro cuerpo se tiene que “purificar” y expulsar toxinas. El tabaco afecta tanto a la piel como al transito intestinal, pero pasadas un par de semanas todo volverá a la normalidad.
  11. Si eras fumador habitual tendrás algo de tos y mucosidad los primeros días. No te asustes, tu cuerpo está regenerando las mucosas y expulsando una gran cantidad de residuos que tras años de tabaco se han ido acumulando en tu cuerpo. Si la tos persiste y, sobre todo, se produce sólo cuando estás vapeando, es posible que seas alérgico a alguno de los componentes de los líquidos. Es muy raro, pero siempre existe esa posibilidad. Si tu líquido tiene como base el propilenglicol (la gran mayoría), prueba a utilizar otro con base de glicerina vegetal o con PEG400.
  12. Consulta a tu médico ante cualquier síntoma extraño. Aunque pueda resultar curioso, rara vez acudimos a un especialista cuando fumamos y tenemos algún problema relacionado el tabaco. Los síntomas transitorios más comunes al empezar a vapear, son los descritos arriba, pero si aparece cualquier otro, achacable o no, al cigarrillo electrónico, no dudes en ir al médico.
Esta entrada fue publicada en Primeros pasos, Salud y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Consejos para dejar de fumar utilizando el cigarrillo electrónico

  1. Fa dijo:

    Cual es la equivalencia de vapeos con cigarros? Como puedo saber q no estoy metiendo mas nicotina de la que consumía con un cigarro?

    • buenvapeo dijo:

      Hola Fa!
      Tal y como decimos en el punto 5, no hay que obsesionarse con la nicotina, utiliza la graduación y los líquidos que más te “sacien” al principio, hasta que te acostumbres al cigarrillo electrónico y verás que pronto podrás ir reduciendo la cantidad de nicotina que es lo que realmente produce la adicción, pero es con diferencia lo “menos malo” de todas las sustancias que contiene un cigarrillo tradicional.

      Como curiosidad, la cantidad de nicotina que aparece impresa en los paquetes de cigarrillos no es la cantidad real que contiene, sino la media que absorbe nuestro cuerpo. Esto es, si das caladas fuertes y seguidas, tu cuerpo absorberá más cantidad que si das las caladas pausadas y suaves. Por esto resulta complicado hacer un cálculo exacto de la cantidad de nicotina que tomabas antes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s